En qué pensar al elegir un método que se adapte a sus necesidades y a las de su pareja

Si por el momento no desea quedarse embarazada, es importante que elija un método anticonceptivo que se adapte a su cuerpo y a su estilo de vida. Hay varios aspectos que considerar a la hora de decidir qué tipo de anticonceptivo es el más adecuado, como el grado de fiabilidad deseado, el tipo de relación de pareja y los efectos secundarios que se consideran aceptables. Es posible que también desee consultar su elección con su médico para que le dé consejo antes de tomar la decisión.

Su pareja

Si no tiene pareja estable, es posible que deba considerar el hecho de que muchos métodos no ofrecen protección contra las enfermedades de transmisión sexual (ETS). Los preservativos masculino y femenino ofrecen la mejor protección contra las ETS.

Si su relación es más estable, puede resultar conveniente plantearse qué grado de facilidad hay en la pareja para hablar de sexo y anticonceptivos: ¿hay confianza para hablar cada vez que se mantienen relaciones sexuales o es un tema incómodo? ¿Le gustaría que la responsabilidad respecto a los anticonceptivos fuera algo consensuado o prefiere tener todo el control? Las ETS pueden producirse incluso en las relaciones estables debido a relaciones anteriores, por lo que puede valer la pena hacerse un chequeo rápido antes de dejar los preservativos para probar otros anticonceptivos.

Planificación familiar y anticonceptivos

Si está pensando en tener hijos en los próximos 6-12 meses, puede ser conveniente que se replantee el método anticonceptivo que utiliza. Dado que los métodos de barrera y los naturales no afectan a la fertilidad, podrá quedarse embarazada inmediatamente tras interrumpir su uso. En cambio, el uso de anticonceptivos hormonales implica que tengan que pasar algunos meses tras dejar de tomarlos hasta que el ciclo menstrual natural se restablezca, por lo que puede resultar conveniente plantearse utilizar un método natural o de barrera mientras tanto para evitar quedarse embarazada hasta que esté lista para empezar a intentarlo.

Efectos secundarios y anticonceptivos

Las mujeres suelen afirmar que sufren efectos secundarios como cambios de humor, pérdida de la libido, aumento de peso y dolores de cabeza al tomar anticonceptivos hormonales. Existen muchos tipos diferentes de anticonceptivos hormonales y puede hablar con su médico para averiguar si existen otras opciones que pueda probar o considerar métodos alternativos sin efectos secundarios.

Algunas personas son alérgicas al látex, por lo que deben tener cuidado a la hora de elegir un preservativo (existen preservativos fabricados con otros materiales). Otros métodos también tienen efectos secundarios que algunas mujeres pueden notar, como períodos más abundantes con los DIU, irritación cutánea con los parches, irritación local con los implantes anticonceptivos o períodos irregulares con los SIU (sistemas intrauterinos).

Eficacia

La eficacia de un método anticonceptivo depende tanto de su funcionamiento, es decir, su mecanismo de acción, como de la forma en que se utiliza. Algunos métodos son en sí más fiables que otros. Por ejemplo, un método que detenga completamente la ovulación será normalmente más fiable que un método que interponga una barrera entre el óvulo y el esperma (el primero tiene menos probabilidades de fallar que el segundo, aun cuando ambos se utilicen correctamente).

Por otra parte, algunos métodos resultan más fáciles de utilizar que otros y algunos se basan mucho más en tenerlos puestos correctamente. Por ejemplo, una vez que se inserta un DIU (bobina), no podrá hacer nada aparte de comprobar que siga bien colocado y de cambiarlo aproximadamente cada 5 años. Sin embargo, la minipíldora exige acordarse de tomarla todos los días a la misma hora y los preservativos pueden romperse o salirse si no se ponen correctamente.

Comodidad

Algunos anticonceptivos requieren ir al médico regularmente y algunos se pueden comprar en la farmacia sin cita, como los preservativos.

Además, tal como acabamos de mencionar, algunos métodos anticonceptivos deben utilizarse cuando se mantienen relaciones sexuales o todos los días, mientras que otros pueden solo requerir atención cada ciertos meses e incluso años.

Piense en su estilo de vida (si viaja mucho, si en su trabajo hay cambios de turno, etc.). ¿Cómo afecta a su capacidad o disposición para usar ciertos métodos? ¿Prefiere utilizar un método a largo plazo del que no tenga que acordarse en meses o incluso años o desea tener vía libre para cambiar a corto plazo?

Una vez que conozca cómo funciona a grandes rasgos cada método anticonceptivo, consulte nuestra tabla detallada de ventajas e inconvenientes.


¿Cómo funciona la anticoncepción?

Cuanto más sepa sobre el funcionamiento de su ciclo menstrual y de su sistema reproductor, mejor entenderá cómo interfiere cada método anticonceptivo con el proceso de concepción y podrá tomar una decisión informada sobre el método que le resulte más adecuado.


¿Qué es necesario para quedarse embarazada?

El embarazo se produce cuando un espermatozoide de la eyaculación masculina fecunda un óvulo de uno de los ovarios de la mujer y el embrión resultante se anida (se introduce) en el endometrio, donde puede crecer y desarrollarse hasta convertirse en un bebé.

Generalmente, uno de los ovarios libera un óvulo una vez por ciclo (en esto consiste la ovulación), que perdura hasta 24 horas. Dado que los espermatozoides pueden sobrevivir en el cuerpo femenino hasta cinco días, mantener relaciones sexuales sin protección si se va a ovular durante los próximos días puede dar lugar a un embarazo. Por tanto, es posible quedarse embarazada tras mantener relaciones sexuales durante algunos días (normalmente unos seis) de cada ciclo menstrual, PERO es muy difícil saber exactamente cuáles son esos días si no se lleva un control de los niveles hormonales, porque los ciclos menstruales varían de una a otra mujer y de un ciclo a otro.

Su ciclo menstrual

El ciclo menstrual comprende:

  • La menstruación: Es el período (sangrado).

  • La fase folicular: Corresponde al desarrollo de un óvulo.

  • La ovulación: Consiste en la liberación del óvulo.

  • La fase luteínica: Corresponde a los días comprendidos desde que termina la ovulación hasta que empieza el siguiente período.

El ciclo menstrual comienza el primer día del período y suele durar entre 23 y 35 días, hasta la víspera del inicio del siguiente del período.

Más información sobre el ciclo menstrual