En cada ciclo, solo hay unos días (normalmente seis) en los que puede quedarse embarazada: el día de la ovulación y los días previos. Por lo tanto, saber cuáles son esos días del ciclo es fundamental si está intentando quedarse embarazada. Hay varios signos y síntomas de ovulación, en los que se basan muchos métodos de detección de la ovulación para ayudarle a identificar los días fértiles. En este artículo, describimos estos signos y síntomas, y le mostramos cómo puede utilizarlos.

Signos y síntomas de la ovulación:

  • Muchas mujeres no experimentan ningún síntoma de ovulación. Las mujeres que sí los experimentan comentan que pueden variar de un ciclo a otro.
  • Algunos de los signos solo se manifiestan después de la ovulación, lo que apenas ayuda en la detección de los días fértiles de una mujer en ese ciclo.
  • El aumento de la LH (detectado mediante las pruebas de ovulación) se produce entre las 24 y las 36 horas previas a la ovulación.

"Ovulación" es el nombre del proceso en el que los cambios hormonales hacen que un ovario libere un óvulo y se produce normalmente una vez en cada ciclo menstrual. Esto sucede, generalmente, de 12 a 16 días antes del inicio del siguiente periodo. Hay signos y síntomas comunes de ovulación.

Aumento de la LH

A medida que se acerca a la ovulación de una mujer, su cuerpo segrega cantidades cada vez mayores de una hormona llamada "estrógeno", que provoca que el endometrio se haga más denso y ayuda a crear el entorno adecuado para el esperma. Estos altos niveles de estrógeno provocan el aumento súbito de otra hormona llamada "hormona luteinizante" (LH). Este aumento de la LH provoca la liberación del óvulo maduro del ovario: esto es la ovulación. La ovulación suele producirse entre las 24 y las 48 horas posteriores a dicha subida. Por este motivo, el aumento de la LH es un buen indicador de máxima fertilidad.

Aumento de temperatura

La temperatura corporal basal de una mujer (en reposo) aumenta de 0,4 a 1,0 °C tras la ovulación. Este aumento suele ser demasiado pequeño como para que una mujer lo perciba, pero puede detectarse con ayuda de un termómetro de gran exactitud.

Dolor al ovular: Mittelschmerz

Aproximadamente una de cada cinco mujeres sufre dolores asociados a la ovulación. El dolor puede experimentarse justo antes, durante o después de la ovulación. Existen varias explicaciones sobre la causa del dolor que provoca la ovulación. Justo antes de la ovulación, la superficie del ovario puede tensarse debido al crecimiento del folículo, lo que provoca dolor. Durante la ovulación, se segregan fluidos o sangre desde el folículo que se ha roto para liberar el óvulo, lo que puede provocar la irritación del revestimiento abdominal.

Los dolores Mittelschmerz (término alemán que se utiliza frecuentemente para definir el dolor de la ovulación) se pueden experimentar en un lateral un mes y en el lateral contrario el otro, o en el mismo durante varios meses sucesivos. Lo habitual es que dure solo unos minutos, aunque puede prolongarse más, posiblemente de 24 a 48 horas, y puede ser un dolor punzante y característico, parecido a un calambre. En raras ocasiones se describe como un dolor grave.

Cambios en la saliva

Se ha observado que la saliva de una mujer cambia según la cantidad de estrógenos presentes en su cuerpo. Durante el ciclo mensual de una mujer, se produce un gran aumento de estrógenos unos días antes de la ovulación, así como un aumento más pequeño unos días antes de su periodo.

Cambios en la mucosidad del cuello uterino

Durante el ciclo menstrual de una mujer, cambian tanto el tipo como la cantidad de mucosidad del cuello uterino, es decir, la sustancia que segregan las glándulas del cuello uterino. Puede ser pegajosa o elástica, así como blanca o turbia. En los días previos a la ovulación, se vuelve clara y elástica (suele compararse con la clara de un huevo, de ahí el término "mucosidad del cuello uterino tipo clara de huevo"). Esta mucosidad sirve de apoyo al esperma y le ayuda a alcanzar el óvulo.


Con ayuda de estos signos y síntomas podrá detectar sus días más fértiles

  • Algunos métodos solo pueden identificar la ovulación cuando ya se ha producido y, por lo tanto, sirven de poca ayuda para una mujer que desee concebir durante ese ciclo concreto.
  • Las pruebas de ovulación detectan el aumento de la LH que se produce entre las 24 y las 36 horas previas a la ovulación.
  • Las pruebas de ovulación Clearblue ofrecen una precisión superior al 99 % en la detección del aumento de la LH.
  • Se ha demostrado que el método de calendario solo predice los días fértiles correctamente en un tercio de los ciclos.1

Para aumentar las probabilidades de quedarse embarazada, es importante que planifique tener relaciones sexuales el día de la ovulación y los días previos. Puede valerse de los signos y los síntomas de la ovulación de esta manera para identificar los pocos días fértiles de cada ciclo.

Pruebas de ovulación

Las pruebas de ovulación Clearblue y el monitor de fertilidad Clearblue Advanced son fáciles de utilizar y detectan las principales hormonas de la fertilidad a partir de una muestra de orina. Ofrecen una precisión superior al 99 % en la detección del aumento de la LH y pueden identificar hasta seis días fértiles en cada ciclo, días en los cuales es más probable quedarse embarazada.

Identifique sus días más fértiles

Pregnancy test

Con la Prueba de ovulación Clearblue DIGITAL

Averígüelo

 

Método de calendario

Si su ciclo menstrual es regular, puede intentar predecir la ovulación registrando minuciosamente la duración de cada ciclo. Deberá registrar la duración, como mínimo, durante dos meses para empezar a hacerse una idea. Si su ciclo menstrual es muy regular, la ovulación suele producirse entre 12 y 16 días antes del inicio del siguiente periodo. Sin embargo, el día exacto de la ovulación puede variar en unos días en cada ciclo menstrual, incluso si el ciclo menstrual es regular.

En estudios recientes, se ha demostrado que mediante el método de calendario se predicen los días fértiles correctamente solo en un tercio de los ciclos.2

Registro de la temperatura corporal basal

Este método se basa en el hecho de que la temperatura corporal basal aumenta entre 0,4 y 1,0 °C tras la ovulación, momento en el que ya es demasiado tarde para optimizar las probabilidades de concepción en ese ciclo menstrual.2 Para aplicarlo de forma precisa, lo primero que debe hacer al despertarse es comprobar su temperatura corporal basal sin levantarse de la cama. Transcurridos varios ciclos menstruales, comenzará a hacerse una idea de cuál es su periodo fértil. No obstante, debe tener en cuenta que en los cambios de temperatura corporal basal entran en juego numerosos factores, tales como los cambios en el ciclo del sueño, los viajes y el consumo de alcohol. Existen estudios que han revelado que la predicción correcta de los días fértiles (con un margen de error de un día) a partir de la temperatura corporal basal es inferior al 70 %.2

Dolor al ovular: Mittelschmerz

Aproximadamente una de cada cinco mujeres sufre dolores asociados a la ovulación. Sin embargo, dado que el dolor puede experimentarse durante la ovulación o incluso después de ella, este síntoma no suele resultar útil a la hora de identificar los días previos a la ovulación y el propio día de ovulación, que es cuando se es más fértil.

Observación de la saliva

Se ha observado que la saliva cambia según el nivel de estrógenos presentes en el cuerpo, por lo que existen kits que pueden ayudarle a realizar un seguimiento de dichos cambios. Normalmente, constan de un pequeño microscopio con una superficie de cristal. Es preciso colocar una pequeña cantidad de saliva en dicha superficie, esperar a que se seque y, a continuación, examinarla a través del microscopio para detectar si presenta un aspecto de "helecho" como consecuencia de los cristales de la sal presentes en la saliva cuando el nivel de estrógenos es elevado. Sin embargo, se ha demostrado que este método de predicción de la ovulación a partir de los cambios en la saliva es poco fiable, además de ser difícil de interpretar.2 El motivo es que en la saliva también influyen el tabaco, el alcohol y la comida.

Observación de la mucosidad del cuello uterino

Durante el ciclo menstrual, cambian tanto el tipo como la cantidad de mucosidad del cuello uterino, es decir, la sustancia que segregan las glándulas del cuello uterino. Puede ser pegajosa o elástica, así como blanca o turbia. En los días previos a la ovulación, se vuelve transparente y elástico, y presenta un aspecto similar a la clara de huevo. Al tomar nota de estos cambios, puede predecir cuándo ovulará y, así, tener relaciones sexuales los días más fértiles. La principal ventaja de este método es que le permite conocerse mejor, por lo que detectará con más facilidad los cambios que experimenta su cuerpo durante el ciclo menstrual. Sin embargo, puede tardar un tiempo en interpretar dichos cambios y, además, en las condiciones de la mucosidad del cuello uterino también influyen otros factores, entre los que se incluyen las infecciones, el sexo y algunos medicamentos.


¿Qué leer a continuación?