El período, o menstruación, es el sangrado habitual que experimenta una mujer normalmente una vez al mes y que se prolonga de 3 a 7 días. El término "síndrome premenstrual" se utiliza para describir los síntomas —a veces molestos y desagradables— que sufre una mujer los días que preceden al período.

Qué debe saber sobre su ciclo menstrual

Período doloroso

En ocasiones, el período puede ser doloroso; la mayoría de las mujeres, en un momento u otro, han experimentado dolores menstruales. Algunas de ellas tienen períodos muy dolorosos (llamados dismenorrea), que pueden causar malestar significativo durante algunos días del ciclo menstrual.

Puede combatir los dolores menstruales con los analgésicos que se venden sin prescripción médica, aunque, si experimenta períodos muy dolorosos, lo mejor es que consulte a su médico.

Sangrado abundante

Algunas mujeres experimentan sangrado abundante. Este problema se conoce como menorragia y se define como el sangrado prolongado y excesivamente intenso. Durante el período, la mayoría de las mujeres expulsa una cantidad de sangre aproximada equivalente a 6 u 8 cucharillas, aunque es prácticamente imposible medirla. Si considera que tiene que cambiarse de tampón o de compresa con mucha frecuencia (más de la recomendada por el fabricante) y percibe grandes coágulos de sangre, puede que su sangrado tenga una intensidad inusual.

El sangrado abundante puede tener un gran número de causas, entre las que se incluyen un desequilibrio hormonal, la colocación de un dispositivo intrauterino (DIU) o los fibromas. Sin embargo, en muchas mujeres, el origen puede ser desconocido.

El sangrado abundante no implica sufrir períodos dolorosos necesariamente. No obstante, si desafortunadamente experimenta períodos muy dolorosos con sangrado abundante y tener la menstruación le obliga a dejar de realizar algunas actividades durante un par de días al mes, lo mejor es que consulte a su médico y hable con él sobre cómo combatir el dolor y el sangrado abundante.

Es recomendable que consulte a su médico si continúa experimentando sangrado abundante para asegurarse de que no sufre anemia (insuficiencia de hierro que provoca agotamiento y debilidad).

Dispone de varios tratamientos en función de la causa que origine el sangrado abundante. Si el origen se encuentra en un desequilibrio hormonal, existe un gran número de medicamentos que se pueden prescribir para corregirlo y, si la causa es distinta, también dispone de tratamientos alternativos.

Ausencia de períodos

Algunas mujeres experimentan ausencias del período considerables y prolongadas después de haber tenido ciclos menstruales completamente regulares durante numerosos años. Lo primero que debe hacer si le ocurre es descartar el embarazo mediante una prueba de uso doméstico.

El término médico que se utiliza para denominar la ausencia de períodos durante más de 6 meses es "amenorrea". Existe un gran número de razones por las que el período puede detenerse repentinamente, incluidos la reducción y el aumento drásticos de peso, el exceso de ejercicio y el estrés. Si tiene sofocos y su apetito sexual ha disminuido, puede que sufra los primeros síntomas de la menopausia (perimenopausia).

Sean cuales sean los síntomas, consulte a su médico si experimenta cambios o interrupciones en su período.

¿En qué consiste el síndrome premenstrual (SPM)?

¿Qué es el SPM?

El síndrome premenstrual (SPM), también denominado tensión premenstrual (TPM), es un término que se emplea para describir la amplia variedad de síntomas que experimentan muchas mujeres durante la segunda mitad del ciclo menstrual.

El SPM se manifiesta mediante una gran variedad de síntomas y se estima que hasta el 75 % de las mujeres experimentan uno o más de ellos al mes. Entre ellos, se incluyen los siguientes:

  • Dolor al palparse el pecho

  • Depresión

  • Ansiedad

  • Dolor de cabeza

  • Cansancio

  • Irritabilidad y agresividad

  • Hinchazón del abdomen

  • Antojos

Los síntomas del SPM los experimentan con mayor frecuencia las mujeres con edades comprendidas entre los 20 y los 30 años, si bien todas las mujeres que tengan el período son susceptibles de padecer el SPM. En la mayoría de las mujeres, estos síntomas provocan incomodidad o dificultades con un grado entre leve o moderado, aunque, en algunos casos, el SPM puede ser muy agudo. Este es el caso del llamado trastorno disfórico premenstrual (TDPM).

¿Cuáles son las causas del SPM?

El SPM, probablemente, sea la respuesta de su cuerpo a los niveles hormonales cambiantes que se asocian al ciclo menstrual, aunque, en realidad, se desconoce la verdadera causa. También, se considera que los cambios químicos que se producen en el cerebro pueden influir en el SPM, así como la dieta (especialmente, las comidas saladas y las bebidas con cafeína).

¿Qué debo hacer para saber si padezco el SPM?

Hay diversas maneras de diagnosticar el SPM, aunque no existe una prueba definitiva. Además, existen otros trastornos médicos que se manifiestan con los mismos síntomas que el SPM, por lo que, si le preocupa, consulte a su médico.

Para diagnosticar el SPM, es importante que durante 3 o 4 meses mantenga un diario en el que anote los síntomas físicos y psicológicos del SPM que experimente, así como los días de sangrado. Resulta de gran utilidad escribir sobre su estado de ánimo diario. Después de 3 o 4 meses, probablemente podrá establecer unas pautas relativas a los síntomas. Aunque dichas pautas puedan variar en función del ciclo, las mujeres que sufren el SPM suelen percibir que sus síntomas se detienen de forma repentina cuando comienza el período realmente. Otro aspecto que puede ayudar a su médico a diagnosticar el SPM es no experimentar síntoma alguno durante una semana del ciclo menstrual.

¿Qué puedo hacer para aliviar los síntomas?

Dispone de numerosas opciones para aliviar los síntomas del SPM, aunque también puede realizar pruebas de ensayo y error con el fin de encontrar el método que más le conviene.

Se ha demostrado que uno de los métodos más sencillos es asegurarse de que bebe una gran cantidad de agua y de que lleva una dieta equilibrada. Incluir mucha fruta y mucha verdura, así como reducir la ración de sal, azúcar y comidas procesadas, es una gran forma de proceder. Muchas mujeres consideran que no consumir cafeína (presente habitualmente en el té, el café y los refrescos de cola) ni alcohol cuando sufren el SPM puede reducir algunos síntomas. Tomar complementos de vitamina B6 y aceite de onagra también se ha sugerido como posible método para reducir los síntomas del SPM.

El ejercicio habitual también puede contribuir, principalmente, porque reduce el estrés y la tensión y levanta el ánimo. Si padece el SPM, es posible que caminar, nadar o correr reduzcan los síntomas del período. Pruebe a realizar estas actividades durante 30 minutos 3 veces a la semana.

Si estos sencillos cambios en el estilo de vida no le ayudan a tratar el SPM, deberá consultar a su médico para recibir más orientación.