El esperma en más detalle

Cada vez que eyacula un hombre, libera entre 200 y 400 millones de espermatozoides. Sin embargo, todos los espermatozoides no son lo mismo. Normalmente un hombre producirá muchos tipos diferentes de espermatozoides: amorfos, con cola enrollada, con cuello con curvatura, con dos cabezas (bicéfalos), con cabeza alargada y con cola corta. Tienen también diferentes tamaños: el mayor espermatozoide de una única eyaculación humana puede ser casi 8 veces más grande que el menor.

Siempre se ha considerado que esta amplia variedad de tipos de esperma se debe a que los espermatozoides son difíciles de producir y quizá también explica por qué se producen tantos. Sin embargo, si se aplicara la selección natural, ¿por qué tantos espermatozoides tendrían que tener una morfología anómala, presentar defectos, ser lentos o estar deformados?

Una interesante teoría para explicarlo la expusieron el Dr. Robin Baker y el Dr. Mark Bellis con todo detalle en su libro de 1996 "Sperm Wars". La hipótesis del espermatozoide kamikaze sugiere que el recorrido del espermatozoide al óvulo tiene poco que ver con una carrera y mucho con una guerra, en la que los espermatozoides del hombre literalmente luchan entre ellos.

Propusieron que solo una pequeña proporción de espermatozoides humanos tiene la verdadera finalidad de llegar a los óvulos para fertilizarlos; el resto son espermatozoides kamikaze en una misión suicida para detener a los espermatozoides de otros hombres. Su intrigante idea sugiere que la eyaculación de un hombre contiene tres tipos de espermatozoides, cada uno de ellos con una finalidad diferente: 1) "Fertilizadores", los especialistas en penetrar óvulos; 2) "Bloqueadores" que construyen barreras copulatorias para que no avancen más espermatozoides; 3) "Asesinos" que cazan y matan a los espermatozoides de otros hombres que pudieran estar presentes.

Aunque se trata de una hipótesis interesante, es solo eso y debe tenerse en cuenta que otros investigadores no han podido reproducir exactamente los hallazgos de Baker y Bellis. Sin embargo, es interesante que, a pesar de que millones de espermatozoides se introducen en tu cuerpo durante las relaciones sexuales, solo se necesita uno para fertilizar el óvulo. Si estás intentando quedarte embarazada y te gustaría obtener más información, haz clic aquí.


¿Qué leer a continuación?