¿Ausencia o último período? Qué más buscar.

Existen diversos síntomas que indican que puede estar embarazada. Varían según la mujer y el embarazo. Si está embarazada, puede experimentar uno o varios de estos síntomas. No se preocupe, no es probable que los sufra todos al mismo tiempo. Asimismo, tampoco debe preocuparse si no experimenta ninguno de ellos. Es totalmente posible estar embarazada y no percibir ninguno de los siguientes síntomas de embarazo.

Ausencia de período

Si el ciclo menstrual es regular, con frecuencia, este es el síntoma físico que antes se manifiesta. Tenga en cuenta que puede experimentar un sangrado débil o percibir manchas cuando se acerque el momento del período, incluso si está embarazada, y cuando el óvulo fecundado se implanta en el útero.

Si sus ciclos no son regulares, puede sufrir otros síntomas de embarazo antes de advertir la ausencia del período.

Otros síntomas

Cansancio

Es posible que se sienta excepcionalmente cansada las primeras semanas del embarazo. El origen puede encontrarse en los crecientes niveles de progesterona presentes en su cuerpo, que ayudan a conservar el endometrio con el fin de que el embarazo continúe.

Malestar y náuseas matutinas

Es posible que comience a sufrir náuseas, e incluso vómitos, entre la segunda y la octava semana del embarazo. Normalmente, estos síntomas se detienen a partir de la decimosexta semana. Aunque reciben el nombre de náuseas matutinas, puede experimentarlas en cualquier momento del día y de la noche, e incluso sufrirlas en todo momento.

Hiperémesis gravídica

Aproximadamente una de cada 200 mujeres embarazadas padecen hiperémesis gravídica. Normalmente, la hiperémesis gravídica se prolonga hasta bien avanzado el primer trimestre (de 12 a 13 semanas) y provoca vómitos con tanta frecuencia que resulta imposible mantener alimentos o bebida en el estómago. En la mayoría de los casos, esta condición puede tratarse y solo en pocos conllevará complicaciones en el embarazo. No obstante, consulte a su médico si experimenta náuseas agudas.

Cambios en el pecho

El pecho puede aumentar de tamaño o volverse muy sensible, y puede experimentar dolor al parpárselo. Las venas del pecho pueden hacerse más visibles y su aureola (o pezón) puede oscurecerse.

Ir al servicio más a menudo

Aproximadamente 6 u 8 semanas después de la concepción, es posible que orine con mayor frecuencia. La razón es que el útero (término médico para denominar al vientre) se hace más grande y presiona la vejiga. Al final del primer trimestre, el útero se desplaza a la zona abdominal y deja de presionar la vejiga con tanta intensidad.

Cambios de humor

Las variaciones hormonales pueden provocar cambios de humor durante las primeras etapas del embarazo; podría incluso llorar sin saber realmente por qué.

Cambios en el gusto (antojos) y sensibilidad a los olores

Puede perder el gusto por ciertas cosas como el té, el café o la comida grasienta y tener antojos de otras que habitualmente no le gustan. También puede sentir náuseas con ciertos olores, como el café, la carne o el alcohol.

Calambres

Puede experimentar calambres en las piernas o en los pies durante el primer trimestre y, a veces, en etapas más avanzadas del embarazo. La causa se encuentra en la manera en que su cuerpo metaboliza el calcio.

Independientemente de que sienta alguno de estos síntomas o ninguno, la única forma de determinar con seguridad si está embarazada es hacerse una prueba de embarazo. Todas las pruebas de embarazo de Clearblue ofrecen una precisión superior al 99 % a partir del día en el que debe iniciarse el período. Son fiables, rápidas y fáciles de usar. Además, son tan sensibles que incluso se pueden usar hasta 4 días antes de la fecha en que deba iniciarse el período.


Embarazo no planificado

Si ya se ha hecho una prueba, es posible que esta le haya indicado un resultado positivo y que el embarazo no sea deseado. En ese caso, es importante conocer qué opciones tiene a su disposición. Recuerde que no está sola: cada día cientos de mujeres se enfrentan a la misma situación, mujeres que, con el asesoramiento y el apoyo adecuado, son capaces de tomar una decisión sobre la mejor forma de proceder.

Debe consultar a un profesional sanitario lo antes posible. Considere concertar una cita con su médico o visitar el centro de planificación familiar de su localidad.